• snumhaus

A 103 años de la colocación de las piedras fundamentales de la Universidad Hebrea, en Jerusalem


El sueño de establecer una universidad distinguida en Eretz Israel que hiciera grandes contribuciones al mundo y sirviera como fuente de orgullo para todos los judíos fue un objetivo importante del naciente movimiento sionista.

En particular, Jaim Weizmann, quizás el mayor defensor de la idea de una universidad judía en Eretz Israel, consideró su creación como fundamental para el sueño sionista, ya que “simbolizaría ante los ojos del mundo nuestra relación con nuestro propio país y también el espíritu con el que deseamos entrar en Palestina”.

La idea de establecer una universidad de este tipo se concretó por primera vez en junio de 1882 cuando HaMelitz, el periódico sionista en idioma hebreo, publicó una carta del Dr. Zvi Hermann Schapira, un matemático alemán que fundó el Fondo Nacional Judío, en la que escribió que “Es necesario establecer en el centro, entre esos asentamientos, una gran institución sofisticada que difundirá un alto nivel de aprendizaje, sabiduría y alfabetización en todos los hogares de Beit Israel...”.

Schapira propuso la fundación de tal universidad, primero en la conferencia de 1884 de la sociedad Jovevei Zion en Kattowitz, donde no se tomó ninguna acción específica, y luego más formalmente unos años más tarde en el Primer Congreso Sionista en Basilea en agosto de 1897. El Congreso favoreció el concepto, determinó que el incipiente movimiento sionista todavía era demasiado nuevo y, en consecuencia, no había llegado el momento de comenzar a implementar la idea. No obstante, Teodoro Herzl pidió permiso al sultán para establecer tal universidad, pero sus esfuerzos resultaron infructuosos.

En 1901, Weizmann, el líder sionista Leo Motzkin y el filósofo Martin Buber se unieron para promover la creación de una universidad hebrea para facilitar el resurgimiento de la erudición judía y el uso del idioma hebreo en Eretz Israel. Un año después, Weizmann, Buber y el poeta Berthold Feiwel publicaron Eine Judische Hochschule (“Un colegio judío”), un folleto en el que detallaban los planes para la creación de dicha universidad.

Muchos rabinos (y otros) que apoyaron la idea insistieron en caracterizar la futura academia como una “Universidad judía” en lugar de una “Universidad hebrea” porque, creían, su objetivo era promover los estudios y valores judíos, no meramente impartir clases en hebreo.

En el 11º Congreso Sionista (Viena, septiembre de 1913), Menajem Ussishkin renovó la idea de “erigir en el Monte Sion un Templo de la Cultura y la Ciencia”, que evidenciaría “la rehabilitación de nuestro pueblo recién despertado”. Gracias a sus esfuerzos, que consiguieron el apoyo de Weizmann, el congreso aprobó por unanimidad el establecimiento de una universidad judía en Jerusalem y asignó 400.000 marcos para su creación.

El congreso encargó a Weizmann la creación de un comité para poner en marcha la universidad y Arthur Ruppin, entonces director de la Organización Sionista Mundial en Eretz Israel, tenía la tarea de encontrar una ubicación adecuada para albergar la nueva academia. Poco después, en 1914, inmediatamente antes del estallido de la Primera Guerra Mundial, el filántropo Isaac Leib Goldberg adquirió la mansión Gray Hill en la cima del monte Scopus de manos de Sir John Gray-Hill, un abogado protestante sionista inglés de Liverpool.

El sitio era, y sigue siendo, de una belleza incomparable e incluye vistas impresionantes de Belén, el desierto de Judea, el Valle del Jordán, el Mar Muerto y las montañas del Jordán.

En la correspondencia del 22 de febrero de 1918 que se exhibe aquí, Weizmann y Najum Sokolow escriben a Goldberg con respecto a la compra de Gray Hill Estate para la Universidad Hebrea:



El plan sionista para una universidad hebrea fue inicialmente frustrado por el coronel Ronald Storrs (1881-1955), el gobernador militar británico de Jerusalem a raíz de la conquista del general Edmund Allenby, quien imaginó una empresa educativa conjunta judío-árabe con un Departamento de hebreo y otro de árabe. Preocupado -con razón- de que el carácter judío de la universidad no pudiera sostenerse bajo tal esquema, Ussishkin, como presidente del Ejecutivo sionista, rechazó la idea.

Sin embargo, Weizmann perseveró y finalmente se ganó el apoyo de Lord Arthur Balfour para una universidad judía. El 24 de julio de 1918, poco después del final de la Primera Guerra Mundial, la Organización Sionista Mundial sentó las piedras angulares de la universidad, que no recibió ningún apoyo financiero del gobierno británico y fue totalmente apoyada por judíos de todo el mundo.

Protocolo de colocación de la piedra angular de la Universidad Hebrea (1918).

Unas 6.000 personas de Eretz Israel y de toda la diáspora asistieron a la histórica ceremonia de colocación de las piedras angulares el 24 de julio de 1918. Se colocaran 14 piedras fundacionales, 12 por las tribus de Israel, una por la comunidad cristiana y otra por la musulmana.



Aquí se exhibe la portada del folleto que presenta los protocolos para los procedimientos. Comienza con una descripción de los preparativos para la ceremonia, incluidos los ujieres que están en su lugar a las 4:00 p.m. y las escuelas, con sus maestros y estudiantes, reunidos cerca de las banderas de la escuela a las 4:40 p.m. Hay áreas especiales designadas para los rabinos, ministros y enviados.

El protocolo continúa con gran detalle: el general Allenby aparecerá ante el aplauso de todos los reunidos, y el coro cantará [extractos de Hallel] desde Min Hameitzar hasta Even Ma'atu Habanim. Una vez finalizado el canto, al Dr. Weizmann se le entregará una paleta de plata construida por la Escuela de Arte Bezalel con la inscripción: “Esta paleta se usó en la colocación de la piedra angular de la Universidad Hebrea de Jerusalem el 24 de julio de 1918”. Los constructores levantarán el primer pilar, en el que está inscrito: “En nombre del sionismo, profesor Jaim Weizmann”.

Después de que el Dr. Weizmann llene la herramienta con cal y la coloque junto al pilar, firmará la “meguilá” (rollo) en la que está escrita la bendición de Sheejeianu seguida de una declaración de que se colocó la fundación de la Universidad Hebrea.

El Dr. Weizmann luego invitará a los líderes judíos a colocar piedras, incluido el Gran Rabino Sefaradí Nissim y el Rabino Ashkenazí Epstein en el nombre de Jerusalem y el Barón Binyamin Rothschild en el nombre del Yishuv. Luego, cada uno de ellos colocará una meguilá firmada dentro de la cavidad del primer pilar, que a su vez se colocará en la piedra acompañada de una alegre proclamación de “Jazak, jazak, v'nitjazek”. El Dr. Weizmann luego pronunciará su discurso, después de lo cual presentará a Lord Balfour, quien se dirigirá a la multitud. La ceremonia concluirá luego con el canto del Hatikva.


Aquí se exhibe “Para los niños de Eretz Israel en el día de la Colocación de la Piedra Angular de la Universidad Hebrea”, un folleto publicado por Frumkin Press (Jerusalem). Empieza: “¡Niños! Hoy, el día de la fundación de la Universidad Hebrea de Jerusalem, es un gran y santo día para todos nosotros. En este día, establecemos las bases de un hogar para enseñar Torá y sabiduría que será una gloria para nuestra nación...”

9 vistas0 comentarios