• simarunivhebreachi

Conozca a Chaja Katzman, investigadora universitaria de coronavirus

Chaja Katzman es estudiante de segundo año de ciencias biomédicas en la Universidad Hebrea. Emigró a Israel desde los Países Bajos hace tres años, después de ser voluntaria en el Centro Médico Shaare Zedek de Jerusalem durante un año.

Después de hacer aliá, Chaja decidió estudiar en la Universidad Hebrea. Se inscribió en el programa preparatorio de la Escuela Internacional Rothberg, un programa académico de un año que ayuda a los nuevos inmigrantes a ser admitidos en la Universidad Hebrea. El programa incluye tres especializaciones y Chaja eligió las ciencias.

Antes de esto, Chaja tenía muy poca exposición a las ciencias. Al crecer en una comunidad religiosa, el plan de estudios de su escuela secundaria incluía algo de ciencias, pero solo tomó clases introductorias.

Completó con éxito el programa y fue aceptada en ciencias biomédicas. Al hacerlo, se convirtió en una de las primeras personas de su familia en asistir a la Universidad.

El programa ofrece una beca de verano para alentar a los estudiantes de primer y segundo año a obtener experiencias prácticas de investigación. Chaja la solicitó antes de su primer año y fue aceptada. Se unió al laboratorio del Prof. Lior Nissim, biólogo sintético, y está allí desde entonces.

Cuando se produjo la pandemia de coronavirus, el laboratorio del Dr. Lior comenzó a trabajar en tres proyectos.

  • En colaboración con el Instituto de Investigación Biológica de Israel (IIBR): diseñó un método para infectar ratones, con el fin de probar posibles vacunas y modalidades de tratamiento con COVID-19. Los ratones carecen de receptores (una proteína) para el SARS-2 y, por lo tanto, son naturalmente inmunes. El laboratorio del Dr. Nissim desarrolló un método para hacer que los ratones expresen estos receptores al infectarlos con un virus diseñado, lo que permite la infección posterior del ratón SARS-2. Chaja ayudó a diseñar, clonar y producir este virus, mientras infectaba las células pulmonares de ratón que fueron enviadas al IIBR para su validación. Si tiene éxito, se pondrá a disposición de los laboratorios de todo el mundo, lo que les permitirá realizar investigaciones y explorar vacunas en animales, antes de comenzar los ensayos en humanos.

  • Junto con el laboratorio del Prof. Amiram Goldblum, desarrollaron una plataforma integrada de biología computacional y sintética para probar la efectividad de los medicamentos antivirales contra COVID-19, sin manipular muestras vivas del virus SARS-2 en el laboratorio (trabajar con muestras vivas requiere un estricto medidas de bioseguridad que rara vez están disponibles). Esta plataforma modular puede adaptarse potencialmente para detectar drogas para prácticamente cualquier tipo de virus. Chaja ayudó a diseñar los circuitos genéticos sintéticos necesarios y se está preparando para realizar exámenes iniciales con medicamentos reutilizados y aprobados por la FDA identificados por el profesor Goldblum.

  • Desarrollando un diagnóstico de 1 minuto para COVID-19, en colaboración con las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI) y varios hospitales. Este proyecto cuenta con gran apoyo del Ministerio de Salud de Israel.

Chaja ha estado trabajando sin descanso en estos proyectos, entre 10 y 16 horas por día en el laboratorio, siete días a la semana. De hecho, gracias a sus incansables esfuerzos, el laboratorio del Dr. Nissim completó el primer proyecto en dos semanas y media en lugar del mes solicitado (que ya se consideraba un plazo muy exigente). Además, Chaja recibió una carta de felicitación del Rector Barak Medina, junto con una beca.

Chaja disfruta mucho trabajar en el laboratorio del Dr. Nissim, por su enfoque radicalmente diferente. Ella sostiene que “La mayoría de los biólogos estudian, entienden y manipulan los genes existentes. Pero la biología sintética a menudo parece estar más cerca de la ingeniería. Me fascina este campo, es como un rompecabezas”.


3 vistas

Universidad Hebrea de Chile