top of page
  • simarunivhebreachi

Rectores de universidades israelíes responden a la declaración de los rectores españoles sobre la situación en Gaza


A la Junta Rectora de la Conferencia de Rectores y Rectoras de las Universidades Españolas (CRUE):


Nosotros, los líderes de las universidades e instituciones de investigación de Israel, le escribimos para expresar nuestra preocupación por su “declaración de la CRUE sobre la situación violenta en Gaza” y ofrecer nuestra respuesta. Seamos claros: compartimos su compromiso con la paz y la justicia en la región y le agradecemos su condena del antisemitismo, la islamofobia y otras formas de odio. Estamos de acuerdo con ustedes en que la situación en Gaza es trágica.


Apreciamos encontrar en su lista de demandas el cese de “cualquier acción de carácter terrorista” y la “libertad para las personas secuestradas por Hamás”. Sabemos que ustedes son muy conscientes de los horribles acontecimientos del 7 de octubre, que incluyeron la brutal masacre de más de 1.200 civiles israelíes y extranjeros y el secuestro de 240 personas, entre ellos niños pequeños, niños y hombres y mujeres jóvenes y ancianos.


Solicitamos que tengan en cuenta también lo que Israel ha estado experimentando en las semanas y meses transcurridos desde el 7 de octubre. Hamás ha disparado desde entonces más de 10.000 cohetes desde Gaza y Hezbolá más de 5.000 cohetes y drones desde el Líbano, provocando una evacuación masiva y cientos de miles de ciudadanos desplazados internamente.


Esta situación, junto con la movilización de decenas de miles de hombres y mujeres jóvenes para el servicio de reserva, significó que durante meses las universidades israelíes no pudieran abrir el año académico y los investigadores no pudieran dedicarse a la investigación.


Los estudiantes y profesores se vieron obligados a abandonar sus hogares y muchos perdieron a familiares cercanos: hermanos, padres e hijos. Los estudiantes fueron asesinados. Otros resultaron gravemente heridos y se vieron obligados a interrumpir sus estudios. La vida o el trabajo de nadie ha vuelto a la normalidad. El grave peso de la guerra sigue cobrando un precio insoportable y trastornando todos los ámbitos de la vida académica.


Teniendo en cuenta este contexto, estamos profundamente preocupados por su decisión de “revisar la suspensión de acuerdos con universidades y centros de investigación israelíes que no han expresado un compromiso firme con la paz y el cumplimiento del derecho internacional humanitario”. Esta postura no sólo implica que la culpa de la situación actual recae en un lado, sino que también presupone la posibilidad de que las instituciones académicas israelíes no estén dedicadas a la paz y al derecho internacional humanitario. Nada podría estar más lejos de la verdad.



Por lo tanto, nos vemos obligados a corregir este malentendido llamando la atención sobre nuestras políticas y valores.


1.- Defendemos la democracia, la libertad de expresión y los derechos humanos en Israel

En el contexto de la larga historia de polarización política, conflictos regionales violentos y tensiones étnicas y religiosas de nuestro país, las universidades de Israel siempre fueron bastiones de la democracia, la libertad de expresión, los valores liberales y los derechos humanos, incluso para los palestinos.


Como sabrán, el año pasado fue desde nuestras universidades donde surgieron las voces más claras contra el intento de reforma judicial en Israel, que muchos temían que habría debilitado la democracia y los derechos de las minorías. Nuestros líderes, profesores y estudiantes también asumieron el liderazgo al oponerse a medidas y leyes que comprometerían los fundamentos básicos de la democracia israelí.


Contrariamente a las falsas acusaciones, no castigamos a nuestros estudiantes o miembros del personal por expresar opiniones propalestinas. Somos instituciones que priorizamos la libertad de expresión y protegemos los derechos de nuestros profesores, personal y estudiantes a expresar ideas que desafíen el consenso prevaleciente incluso durante estos tiempos difíciles y sensibles.


2.- Las universidades israelíes son instituciones independientes

Últimamente, las universidades israelíes han sido vilipendiadas por cualquier vínculo con las Fuerzas de Defensa de Israel, suponiendo que somos directamente culpables de las acciones de nuestro gobierno o somos una agencia del ejército. Necesitamos ser claros: la academia israelí es independiente del gobierno y del ejército, y opera de manera autónoma en todos los asuntos académicos. Según el Índice de Libertad Académica de 2024, que mide el estado de la libertad académica en todo el mundo, las universidades israelíes están a la par de las universidades de Noruega, Canadá y Suiza en la defensa de las libertades académicas; además, estamos por delante de países como el Reino Unido, los Países Bajos y los Estados Unidos.


Los profesores de las instituciones israelíes toman sus propias decisiones sobre qué estudiar y cómo hacerlo. Si bien hay investigadores en nuestras universidades que, de acuerdo con su libertad y derechos académicos, realizan investigaciones sobre temas relacionados con la seguridad de Israel, hay académicos en casi todos los demás países que realizan investigaciones relacionadas con la seguridad nacional. Por supuesto, estos proyectos representan sólo un pequeño porcentaje de la investigación realizada en cada una de nuestras universidades y ciertamente no convierten a nuestras universidades en agencias militares.


Sin embargo, esto no significa que nuestra comunidad académica tenga una sola voz cuando se trata de la guerra actual. Si bien hay profesores en nuestras universidades que investigan temas relacionados con la seguridad nacional, también tenemos otros que plantean preguntas incisivas y mantienen perspectivas críticas sobre las políticas gubernamentales y militares de Israel en el conflicto actual.Nuestros campus son lugares donde se debaten cuestiones polémicas basadas en la razón y los hechos, incluidos todos los aspectos de la guerra en Gaza.


Otros sugieren que nuestras universidades son culpables ya que nuestros estudiantes son soldados. Como deben saber, Israel es un país pequeño; la ley exige que la mayoría de los jóvenes aquí se alistan en el ejército cuando tienen 18 años y luego sirven en las reservas. Desde el 7 de octubre, muchos de ellos fueron convocados y alistados. En el punto álgido de la guerra, aproximadamente el 25% de nuestros estudiantes fueron llamados al servicio. Estos estudiantes (y algunos miembros del profesorado) arriesgaron sus vidas para proteger a sus familias, sus comunidades y su país. Todas la universidades cuentan con estudiantes que fueron asesinados. Para aquellos estudiantes que han regresado, tenemos el deber de apoyar su reintegración y su salud mental. Estamos orgullosos de la forma en que desempeñamos este deber, como estamos seguros de que lo estarían todas las universidades del mundo.


3.- Estamos dedicados a mejorar las vidas de los palestinos y promover la paz

Todas las universidades israelíes participan activa y ampliamente en proyectos destinados a promover la igualdad entre judíos y palestinos. El 18% de nuestros estudiantes son palestinos musulmanes y cristianos, una cifra que refleja fielmente su porcentaje en la población de Israel. Muchos de los estudiantes palestinos estudian en nuestros programas más competitivos, incluidos medicina, informática, ingeniería y derecho. Esta realidad es resultado de amplios esfuerzos y demuestra el compromiso de cada una de nuestras universidades con la igualdad y la diversidad y con la promoción de la movilidad social.


Estos esfuerzos incluyen proporcionar un amplio programa de ayuda financiera y becas para estudiantes árabes en todos los niveles de grado, incluidos programas que alienten y apoyen específicamente a candidatos prometedores en programas de grado avanzado y posdoctorales.


Las universidades trabajan duro para fomentar campus multiculturales, tomando en serio su responsabilidad de hacerlo, dado que el período de estudio en la universidad es a veces la primera oportunidad para una interacción positiva significativa entre judíos y árabes. Esto requiere no sólo reclutar profesores y estudiantes diversos, sino también crear una atmósfera acogedora y fomentar oportunidades de aprendizaje significativas en todo el campus.


Durante décadas, todas nuestras universidades han encabezado cientos de proyectos e iniciativas destinadas a promover relaciones pacíficas en la región. Los académicos en ingeniería, estudios ambientales, medicina, ciencias de la vida y más colaboran regularmente con sus homólogos de los países vecinos en proyectos diseñados para impulsar la innovación en los desafíos regionales en el cambio climático, la agricultura, el desarrollo sostenible, la salud pública y otras áreas (incluidas colaboraciones con estudiantes en Gaza sobre la investigación del agua).Otros académicos trabajan en la promoción de la equidad y la justicia social para las comunidades palestinas dentro de Israel, incluso a través de nuestras clínicas jurídicas, iniciativas educativas y trabajo comunitario. Nuestros hospitales afiliados han tratado regularmente a pacientes de Gaza y también han brindado atención a refugiados de la Guerra Civil en Siria. El espacio aquí es insuficiente para siquiera empezar a enumerar todos esos proyectos.


4.- El peligro de los boicots académicos

Entendemos que quienes piden boicots académicos contra las universidades israelíes tienen como objetivo proteger y mejorar las vidas de los palestinos y poner fin a la crisis en Gaza. La verdad es que nosotros también lamentamos la pérdida de vidas inocentes en este horrible conflicto y queremos un futuro mejor para los palestinos y los israelíes. Sin embargo, los boicots académicos son peligrosos y muy bien pueden causar más daño que bien.


Debilitar el mundo académico israelí sólo socavaría los cimientos democráticos de Israel, así como la propia comunidad que lucha para proteger los derechos humanos y establecer una sociedad más inclusiva. Si bien a muchos les gusta pensar que el resultado de estos boicots impulsaría el tipo de cambio que vimos en Sudáfrica, trágicamente el resultado podría ser, en cambio, un Estado cada vez más militante y antiliberal, uno con menos probabilidades de promover la paz, la prosperidad y la democracia regionales.


En Israel, existe una alta correlación entre el nivel de educación y el compromiso con los valores democráticos liberales, el estado de derecho y el apoyo a una solución justa al conflicto; enseñar democracia y derechos humanos es parte de nuestra misión educativa. Nuestro sistema de educación superior ayudó a los israelíes palestinos a alcanzar posiciones importantes en áreas como el derecho, la medicina, las artes y la alta tecnología. Además, nuestros investigadores se encuentran entre algunas de las voces líderes en Israel y a nivel mundial para encontrar soluciones a esta crisis. Nuestros académicos siguen firmemente comprometidos con la paz, la coexistencia y el derecho internacional humanitario frente a los desafíos actuales. ¿Quieren las universidades españolas debilitar definitivamente esta fuerza en la región en lugar de apoyarla?


Es imperativo que reforcemos las colaboraciones académicas para garantizar que estemos a la altura de nuestras aspiraciones globales compartidas de un futuro colectivo mejor y de la búsqueda del conocimiento y la verdad.


Respetuosamente,


Prof. Arie Zaban, presidente de la Universidad Bar-Ilan presidente de la Asociación de Rectores Universitarios – VERA.


Prof. Daniel A. Chamovitz, presidente de la Universidad Ben-Gurion del Negev.


Prof. Alon Chen, presidente del Instituto Weizmann de Ciencias.


Prof. Asher Cohen, presidente de la Universidad Hebrea de Jerusalem.


Prof. Leo Corry, presidente de la Universidad Abierta de Israel.


Prof. Ehud Grossman, presidente de la Universidad de Ariel.


Prof. Ariel Porat, presidente de la Universidad de Tel Aviv.


Prof. Ron Robin, presidente de la Universidad de Haifa.


Prof. Uri Sivan, presidente del Instituto Tecnológico Technion-Israel.

1 visualización0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page