top of page
  • simarunivhebreachi

Reflexión y saludo para Rosh Hashana y Yom Kipur 5784 Rabino Marcelo Kormis


Rabino Marcelo Kormis

Director de Asuntos Judaicos de la AC UHJ en Chile

















Existen varias razones por las cuales vestimos de blanco en Yom Kipur. El blanco es por sobre todo un símbolo de pureza. En Yom Kipur nos abstenemos de los placeres y deseos mundanos, y al vestir de blanco nos asemejamos a los ángeles, con quienes rezamos 'kadosh kadosh' - ‘santo’ ‘santo’ es Ado-nai y anhelamos ascender, cada vez más cercanos a Dios. Según la Torá, solo en Yom Kipur el Sumo Sacerdote vestía sus ropas blancas: túnica, cinturón, turbante y pantalones. Esto significaba que el Sumo Sacerdote se presentaba ante Dios de manera humilde y sencilla. No venía con el esplendor externo del oro y los colores, sino con blanco puro. El blanco es también el color del perdón, y es justamente perdón lo que el Sumo Sacerdote buscaba tanto para él como para todo el pueblo de Israel cuando se presenta frente al Arca. Otra razón para vestir de blanco en Yom Kipur se basa en un significado más profundo de este día. Cuando un judío es enterrado, se lo envuelve en una mortaja blanca. Al vestirnos de blanco, recordamos nuestro destino inevitable, pero pedimos que se retrase lo más posible para continuar con nuestra misión en este mundo.


El blanco es también la suma de todos los colores. De la misma manera, Yom Kipur nos recuerda la multitud de matices de nuestra vida. Contiene la energía radiante del amarillo, simbolizando la luz y la vitalidad. Abraza la pasión ardiente del rojo, avivando nuestra motivación para llevar vidas más significativas. El blanco también encarna el azul celestial, representando la presencia de lo divino en nuestra existencia terrenal. Y en sus profundidades encontramos el negro, la ausencia de color, similar a esos momentos en la vida llenos de misterio y a menudo difíciles de comprender. En el día más sagrado del año nos vestimos de blanco para evaluar nuestros éxitos y aprender de nuestros fracasos mientras continuamos coloreando los matices de nuestra vida.


Al comenzar un nuevo año, quisiera invitarles a apreciar el gran trabajo que desarrolla nuestra querida Universidad Hebrea de Jerusalén. Este trabajo diario sirve como faro de luz y progreso para la humanidad. Similar a la diversidad de colores dentro del blanco, la Universidad Hebrea es un lugar donde convergen diversas disciplinas, donde académicos y estudiantes de todo el mundo exploran todo el espectro del conocimiento y la comprensión humana. Al igual que nuestras experiencias colectivas simbolizadas por el blanco, la búsqueda de conocimiento de la universidad refleja la vitalidad, la pasión, la espiritualidad y los misterios que enriquecen nuestro mundo.


Durante las oraciones de los Yamim Noraim le pedimos a Dios: 'Sh’ma Koleinu' - 'Dios, escucha nuestra voz'. Con este ruego, aspiramos a mezclar la multitud de colores de nuestra vida en una existencia coherente, profunda y significativa. De manera similar, la Universidad Hebrea busca entrelazar perspectivas diversas, conocimiento y disciplinas, creando un futuro más brillante para toda la humanidad. Juntos, en este sagrado viaje de búsqueda e introspección, aspiramos a trascender lo cotidiano y acercarnos más a Dios, en una senda donde nos guie la unidad, la sabiduría y el amor al prójimo.


Desde la Asociación Consultiva de la Universidad Hebrea de Jerusalem en Chile queremos desearles a cada uno de ustedes y a sus familias un Shana Tova- que sea un nuevo año lleno de bendición, salud y paz.

101 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page